Contáctenos | Mapa del Sitio
Historia

Através de toda su historia la Confederação Nacional dos Trabalhadores em Transportes Aquaviários e Aéreos, na Pesca e nos Portos, CONTTMAF, ha reafirmado la lucha en defensa de los progresos de los derechos laborales, por una representación sindical activa no sólo en el escenario político internacional y nacional, sino también en las condiciones de trabajo que se extenderán a sus lides cotidianas de sus representados. Los episodios, que marcaron la historia de la Confederación, se combinan con el desarrollo de diferentes y distintivos escenarios políticos de la historia Brasileña.

Fundada en el 25 de marzo de 1957, la entidad fue creada con el nombre de Confederação Nacional dos Trabalhadores em Transporte Marítimo, Aéreos e Fluviais. Desafortunadamente, no hay registros de este período hasta el año de 1964, como se dijo por el Comandante Rómulo Augusto Pereira de Souza, ex-presidente de la Confederación, que presenció algunos momentos memorables de la trayectoria de la Confederación. "Entiendo que, soy probablemente, uno de los últimos testigos vivos de una de las fases más destacadas de nuestra Unión, en el que he luchado durante casi dieciocho años. Sin embargo, nunca se supo lo que realmente se ocurrió en la Confederación entre su fundación y el golpe militar de 1964. Ninguna documentación a respeto fue preservada, excepto algunas pocas referencias al Primer Congreso, realizado en el comienzo de la década de sesenta en el Rio de Janeiro. Al parecer, confiscadas o destruidas durante la intervención ". Con el golpe militar de 1964, la Confederación, que hasta entonces era dirigida por el aviador, él coronel Mello Bastos, fue invadida, sometido a la intervención y todos sus documentos fueron aprehendidos. La Directoria de la Unión fue apartada y algunos de sus representantes fueron presos.

Después de la intervención, el oficial Esmeraldo Barros, que pertenecía a la Fuerza Expedicionaria Brasileña - FEB, fue elegido en 1965 y dirigió la entidad por dos años. En el final de su mandato, la Confederación fue desimpedida del edificio que antes ocupaba, por la falta de pago del alquiler. La representación Sindical Marítima se mudó para una sala al lado del Sindicato dos Maquinistas Motoristas, Unión que representaba los Oficiales de Maquinas.

Después de eso, el estibador Waldino Pedro dos Santos, de la Estiba Mineral del Rio de Janeiro, asumió la presidencia de la Confederación. "Entre el final de la década de sesenta y los años 70, la CONTTMAF resurgió de las cenizas, ellos adquirieron una sede propia y tuvieron una actitud positiva en el escenario sindical, inclusive en ámbito internacional. En este período, la Confederación intentó transformar en un hecho, la representación que poseyó por derecho en la CLT - Consolidación de la Legislación Laboral Brasileña. Y, por tanto, buscamos el fortalecimiento de las federaciones afiliadas y, en consecuencia, sus sindicatos de base. No guardamos esfuerzos para eso, y en su debido momento nuestro objetivo se cumplió ", recuerda Rómulo, que fue vicepresidente de la entidad en ese momento. El Comandante dirigió la CONTTMAF desde 1978 hasta 1986. Después de él, el Comandante de la aviación civil Aloísio Ribeiro fue elegido. Entre 1987 y 1996, el Oficial Maurício Monteiro Sant'Anna encabezó la entidad. La ratificación de la OIT - Organización Internacional del Trabajo – Convención 137, relativo a las repercusiones sociales de los nuevos métodos de carga y descarga en los puertos, fue uno de los mayores logros de este período.

Una de las características sobresalientes de la Confederación a través de toda su historia, es la actual resistencia política, sobre todo, en los momentos críticos, como en el periodo dictatorial, en el gobierno Médici. "Aunque no tuviésemos ligaciones con movimientos de resistencia, en más de una oportunidad, nosotros ayudamos a algunos compañeros a escapar de la tortura y muerte, utilizando una ruta de escape por el Alamar-Sul, línea de transporte marítimo explorado ese momento por las empresas privadas. Estas actividades, además de ilegales, tenían un costo demasiado alto para nuestras arcas ya en bancarrota. Creo, sin embargo, que además de los tiempos difíciles, es un honor, para la historia de CONTTMAF, tener ayudado a las personas en un período tan sombrío. Una conducta, por cierto, absolutamente única para una Unión en Brasil durante la dictadura ", como recuerda Rómulo.

De los incontables episodios que marcaron la trayectoria de la Confederación en los años en que le presidió, el Comandante Rómulo destaca también la filiación a la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte, en 1973: "después de comprobar en Ginebra, en ese año, nuestra imposiblidad de actuar de una manera provechosa en los acontecimientos internacionales, requerimos al Ministerio del Trabajo una autorización para nuestra filiación a la federación internacional. Después de algunos meses, recibimos una notificación por escrito firmado por el asesor legal del Ministerio de Trabajo, Marcelo Pimentel, que después se convirtió en Ministro y Presidente del Tribunal Superior de Trabajo, negando nuestra petición para la filiación a la ITF. La razón era que nuestras actividades se enmarcaron en las zonas de seguridad nacional. No se les permitió el sindicalismo brasileño enlaces a organismos internacionales, cualquiera que fuera su forma de actuar. Sin embargo, hemos decidido hacer caso omiso de su decisión y pagar nuestra cuota de afiliación directa a la ITF- sin embargo utilizar las autoridades competentes, mientras requerimos la reconsideración de la posición del gobierno.

Otro momento destacado del CONTTMAF, se produjo en 1978 con la Huelga Nacional de los Estibadores. El Brasil estaba viviendo en un período de suspensión de los derechos y las huelgas del puerto estaban estrictamente prohibidas, por razones de "seguridad nacional". El movimiento, que comenzó en Santos, era en pro del mantenimiento del Hospital de Estibadores y por mejores condiciones de trabajo, especialmente para los trabajadores temporales. Después del quinto día de movilización, una Junta Gubernamental integrada por el, entonces, presidente, Ernesto Geisel, convocó la Confederación para una reunión. Después de la reunión, las reivindicaciones de los trabajadores portuarios fueron atendidas. Un año después de este incidente, la Confederación coordinó uno de los mayores movimientos huelguistas del sector portuario de Santos, que resultó en el primer contrato laboral colectivo de la historia de la categoría. Las negociaciones para el final de la huelga contaron con la participación del entonces Ministro de Planificación, Delfim Netto.

Otro momento memorable de la historia de la CONTTMAF fue la realización de los debates promovidos por el Segundo Congreso de la Confederación, en Fortaleza, Ceará, en 1981. Durante la reunión, centenas de dirigentes sindicales y trabajadores de todo el país aprobaron las deliberaciones para la creación del Departamento Intersindical de Asesoría Parlamentaria. Uno de los idealizadores de la entidad, Ulisses Riedel de Resende era el abogado laboralista de la Confederación. El proyecto aprobado, fue el esbozo de un organo suprapartidario, independiente de cualquier corriente ideológica, partidaria y religiosa, comprometidos, solamente, con la defensa de los trabajadores, tratando de informarlos. El Congreso significó un grito de emancipación del movimiento sindical confederal que, desde 1964 estaba sufriendo con la amenaza a la libertad política. El posicionamiento de la independencia política, una de las características sobresalientes de la Confederación, y su fuerza de articulación y movilización de la entidad, ya habían sido resaltadas en episodios recientes.

Historia Reciente

Solicitar un diálogo común, de acuerdo con las especificidades de cada segmento representado, fue un reto aceptado por la Confederación desde el comienzo de su carrera. Para el abogado de la entidad, Edson Martins Arenas, "articular acciones capazes de abarcar las especificidades inherentes a cada sector representado es una de las caraterísticas más historicas de la Confederación”. A lo largo de su historia, fueron innumerables ejemplos de resistencia y articulación. Sin embargo, algunos episodios han marcado la historia reciente de la entidad.

En 2004, el CONTTMAF dribló la inercia de las autoridades competentes e hizo un rescate histórico, de los seis tripulantes del buque de bandera brasileña Neptunia Mediterrâneo, que estaba averiado en la bahía de Ushuaia, Argentina. En la ocasión, la compañia armadora había abandonado los trabajadores sin la comunicación a bordo, carecendo con el frío y el racionamiento de alimentos y agua potable. En el buque no había ni siquiera un bote para la evasión en el caso de una emergencia. "La situación de los tripulantes no podía ser peor. La temperatura local en junio, cuando se produjo el rescate, era de dos grados bajo cero. La temperatura de agua de la bahía, que permanece en el límite meridional del continente americano, no permite que, una vez en el agua, alguien sobreviva durante más de tres minutos. Además de eso, este episodio podría haber creado un incidente diplomático entre Brasil y Argentina ", recuerda el Consejero Jurídico que participó activamente en este caso.

El Comandante del Neptunia Mediterráneo, Julio César D'Almeida Matos, que fue el último miembro de la tripulación a ser rescatado, estaba en el límite de sus condiciones físicas y psicológicos. La Confederación proveyó todas las medidas operativas y judiciales para garantizar la seguridad de los trabajadores brasileños. "La CONTTMAF nos dio total apoyo en este incidente. A pesar de lo que vivimos en esa situación caótica, no perdimos la calma. Si no se la Confederación, tal vez yo no hubiera dejado el buque con vida”, recuerda el miembro de la tripulación.

Ese mismo año, la CONTTMAF realizó una gran movilización en favor del dragado del Puerto de Cabedelo, Paraíba. En la ocasión, el puerto permaneció casi tres meses sin tráfico comercial de los buques, lo que perjudicó a los trabajadores portuarios regionales. Con la intervención de la entidad, el Ministerio de Transporte liberó una cantidad de dinero para la continuidad de las obras de dragado. Otro gran movimiento en favor de mejores condiciones de trabajo de los trabajadores portuarios se realizó en 2004, cuando la entidad apoyó la causa de los trabajadores del Terminal de Contenedores de Suape, en Pernambuco. La falta de firma del ACT, en la ocasión, estaba amenazando a los puestos de trabajo de casi 1,800 trabajadores portuarios temporales de la región. En el mismo año, la entidad apoyó, también, un movimiento de movilización promovida en Brasilia en contra la propuesta de Reforma Sindical del gobierno federal. El acto reunió a más de 30 mil trabajadores de diversos sectores y segmentos en favor de la unidad sindicall.

Sin embargo, no fue solamente en estos incidentes que la Confederación demostró su fuerza y articulación política. En 1999, un año después de la revisión estatuaria de la entidad, por el que se incluyó la representatividad de los trabajadores marítimos y de los pescadores, la CONTTMAF protestó contra la Gestión Empresarial de los Buques y luchó contra la tercerización de la mano de obra marítima por parte de Petrobras. La protesta fue promovida con colaboración de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte - ITF - entidad que está afiliada a la Confederación - y tuvo una repercusión mundial. Fuera del país, la Confederación, a través de su representación permanente en Londres, Inglaterra, participa activamente, con propuestas de la normalización de los dispositivos elaborados por la Organización Marítima Internacional - IMO.

Las acciones sindicales y políticas de la CONTTMAF también fueron fundamentales en la revitalización de la Marina Mercante Brasileña y en la búsqueda de mejores condiciones de trabajo y vida marítimos. En 1995, la entidad promovió acciones que permitieron la firma de la Ordenanza n ° 210, que se ocupa de la vigilancia de las normas de protección del trabajo a bordo, como estipulado en el Convenio 147 de la Organización Internacional del Trabajo - OIT. Otro hecho de la historia reciente de la entidad fue la creación, en 2006, de la Resolución Normativa n ° 72 del Consejo Nacional de Inmigración, resultado de varios debates entre los representantes de los trabajadores, las compañias armadoras y el gobierno federal.

El documento, que regula la convocatoria de la tripulación de la navegación costera, marítima y de apoyo para los buques y plataformas utilizadas para la encuesta de petróleo y la exploración en el mar trae la obligatoriedad de la utilización progresiva de brasileños en el sector marítimo después de noventa días de permanencia de los buques en aguas jurisdiccionales brasileñas.

En el mismo año, la Convención Marítima Consolidada de la OIT fue aprobada. Después de cinco años de trabajos integrados y un sinnúmero de reuniones técnicas preparatorias, 318 delegados asesorados por más de ocho cientos asesores técnicos de 106 países miembros de la OIT, fue aprobado el documento definitivo aplicable a más de 1, 2 millones de trabajadores del sector marítimo en todo el mundo. La Convención reunió en un solo texto las resoluciones y las recomendaciones contenidas en otros 68 convenios para el trabajo marítimo, adoptadas por la organización en los últimos 87 años. La CONTTMAF representó los trabajadores marítimos de Brasil en las reuniones y participó activamente del proceso de consolidación de los instrumentos de la OIT para el trabajo en el mar. En el tercero mandato de la Confederación, el Presidente Severino Almeida destacó la importancia de conquistar, "El nuevo convenio es un importante instrumento de defensa para los trabajadores", comenta Severino. El líder de la Unión es un miembro de la Comisión Paritaria Marítima de la OIT, que inició el proceso de consolidación de la Convención Única, y también fue parte del grupo de trabajo encargado de la redacción del documento.

La Confederación participa, también, de varios comités, como la Comissão Nacional Permanente Aquaviária, que es responsable por la aplicación de la norma reglamentaria N ° 30 que habla sobre seguridad y salud en el Trabajo Marítimo, la Comisión Paritaria Marítima de la OIT, la Comisión Tripartite de Trabajo Marítimo (este último en el Ministerio de Trabajo y Empleo), la Comisión de Fondo del Sector de Transporte Marítimo y Construcción Naval del Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Ministerio Nacional de Acuacultura y Pesca. La Confederación aún integra la Cámara Sectorial de Puertos, Aeropuertos, Fronteras y Casa de Aduanas, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, la Comisión Permanente Nacional Portuaria, que es responsable por la aplicación de la norma reglamentaria N ° 29, la Junta Directiva del Fondo de Marina Mercante y el Consejo de Estado del Medio Ambiente del Río de Janeiro. Recientemente, la CONTTMAF participó de las reuniones de una comisión tripartita junto a la OIT, siendo la única Confederación de trabajadores a integrar el comité oficial de Brasil en esa organización internacional.

La Confederación se encuentra entre las entidades que han recibido, del Ministerio de Transporte, la Medalha de Mérito Mauá en la categoría de Servicios Relevantes, en reconocimiento por la "inestimable colaboración prestada al desarrollo de los Transportes de Brasil", conforme el decreto presidencial publicado en 22 de abril 2008. En diciembre de 2006, el presidente de la CONTTMAF, Severino Almeida como director de la entidad, también recibió la condecoración. Ella se divide en dos categorías: la Cruz Mauá y Servicios Relevantes. En la primera categoría se honran los que participan de la concreción de los objetivos previstos en los planes y los programas de trabajo del sector de transportes. En la otra categoría, Servicios Relevantes, ganan el premio aquellos que trabajan duro en la ampliación y mejora de los transportes en el país.